Perfil del cuidador

Perfil característico del cuidador

  • La mayoría de los cuidadores son mujeres (83 % del total)
  • De entre las mujeres cuidadoras, un 43 % son hijas, un 22 % son esposas y un 7’5% son nueras de la persona cuidada
  • La edad media de los cuidadores es de 52 años (20 % superan los 65 años)
  • En su mayoría están casados (77%)
  • Una parte muy sustancial de cuidadores comparten el domicilio con la persona cuidada (60%)
  • En la mayoría de los casos no existe una ocupación laboral remunerada del cuidador (80%)
  • La mayoría de los cuidadores prestan ayuda diaria a su familiar mayor (85%)
  • Gran parte de los cuidadores no reciben ayuda de otras personas (60%)
  • La rotación familiar o sustitución del cuidador principal por otros miembros de la familia es moderadamente baja (20 %)
  • Percepción de la prestación de ayuda: cuidado permanente
  • Una parte de ellos comparte la labor del cuidado con otros roles familiares como cuidar de sus hijos (17%)

En qué consiste cuidar

Características comunes a las situaciones de cuidado de personas mayores

  • Proporcionar esta ayuda es una buena forma de que los mayores sientan que sus necesidades físicas, sociales y afectivas están resueltas.
  • Implica una dedicación importante de tiempo y energía
  • Conlleva tareas que pueden no ser cómodas y agradables
  • Suele darse más de lo que se recibe
  • Es una actividad que, normalmente, no se ha previsto y para la que no se ha sido previamente preparado.

Tareas frecuentes de los cuidadores

  • Ayuda en las actividades de la casa (cocinar, lavar, limpiar, planchar, etc.)
  • Ayuda para el transporte fuera del domicilio (por ejemplo, acompañarle al médico)
  • Ayuda para el desplazamiento en el interior del domicilio
  • Ayuda para la higiene personal (peinarse, bañarse, etc.)
  • Ayuda para la administración del dinero y los bienes
  • Supervisión en la toma de medicamentos
  • Colaboración en tareas de enfermería
  • Llamar por teléfono o visitar regularmente a la persona que se cuida
  • Resolver situaciones conflictivas derivadas del cuidado (por ejemplo, cuando se comporta de forma agitada)
  • Ayuda para la comunicación con los demás cuando existen dificultades para expresarse
  • Hacer muchas “pequeñas cosas” ( por ejemplo, llevarle un vaso de agua, acercar la radio, etc.).

La diversidad de las situaciones de cuidado

Parentesco con la persona a la que se cuida

El esposo o la esposa como cuidador
  • Como en cualquier situación de la vida que implique un cambio, la nueva situación que supone cuidar al marido o a la mujer puede resultar difícil y exige una constante adaptación
  • El hecho de que un miembro de la pareja sea el que tiene que dar ayuda y el otro el que la recibe puede crear tensiones en la pareja, al ser una relación menos recíproca que anteriormente. Una buena comunicación y actitud por parte de los dos puede ayudar mucho a rebajar estas tensiones (puede consultarse la página referida a mejorar la comunicación)
  • Es más fácil aceptar la ayuda del marido o de la mujer que la ayuda de familiares, amigos, vecinos o instituciones, en la medida en que se ve como una obligación transmitida de generación en generación, así como una muestra de cariño por los años de convivencia juntos. En el caso de que los cuidadores sean hermanos o hermanas de la persona dependiente también suele resultar más fácil aceptar su ayuda que la de otras personas
  • Los maridos cuidadores reciben más ayuda de otros familiares y de las instituciones que las mujeres cuidadoras.
  • En bastantes ocasiones, las mujeres cuidadoras se resisten a buscar o recibir ayuda de otros familiares, amigos, vecinos e, incluso, de organismos oficiales. Estas mujeres, a menudo, acaban cuidando y sobrecargándose de trabajo más de lo que su salud y condiciones se lo permiten al no aceptar la ayuda de otros (consultar los apartados Pidiendo ayuda y Poniendo límites al cuidado)
Las hijas y los hijos como cuidadores
  • Las hijas solteras, la hija favorita, la que tenga menos carga familiar o de trabajo, la hija que vive más cerca, la única mujer entre los hermanos o el hijo favorito suelen ser las personas sobre las que recae la responsabilidad del cuidado de sus padres
  • Normalmente, a medida que comienza a verse la necesidad de proporcionar cuidados al familiar mayor, va perfilándose un cuidador principal que normalmente suele responder a las circunstancias de cada familia, sin necesidad de que haya sido elegido por acuerdo explícito entre las personas que componen la familia
  • Cuando se asume el cuidado del familiar, muchas veces se piensa que va a ser una situación temporal, aunque, en muchas ocasiones, acaba siendo una situación que dura varios años con una creciente demanda de cuidados
  • Gran parte de los cuidadores hijos no trabajan ni pueden pensar en buscar un trabajo. Otros se ven obligados a reducir su jornada laboral. En los casos más extremos, se ven obligados a abandonar el trabajo por su situación de cuidador
  • Finalmente, los hijos e hijas de los cuidadores deben atender también a las necesidades de su familia (cónyuge e hijos) así como a sus propias necesidades. Decidir dónde y cuándo y cómo invertir los esfuerzos y energías es difícil, sobretodo cuando las demandas de ayuda de l as personas que cuidan (hijos, padres, cónyuges) es elevada.

Motivos por los que se cuida a una persona mayor

  • Por motivación altruista, es decir, para mantener el bienestar de la persona cuidada, porque se entienden y comparten sus necesidades. El cuidador se pone en el lugar del otro y siente sus necesidades, intereses y emociones
  • Por reciprocidad, ya que antes la persona ahora cuidada les cuidó a ellos
  • Por la gratitud y estima que les muestra la persona cuidada
  • Por sentimientos de culpa del pasado: algunos cuidadores se toman el cuidado como una forma de redimirse, de superar sentimientos de culpa creados por situaciones del pasado: “En el pasado no me porté lo suficientemente bien con mi madre. Ahora debo hacer todo lo posible por ella”
  • Para evitar la censura de la familia, amigos, conocidos, etc. en el caso de que no se cuidara al familiar en casa
  • Para obtener la aprobación social de la familia, amigos, conocidos y de la sociedad en general por prestar cuidados.

Relación anterior entre el cuidador y la persona cuidada

Otras fuentes de diferencias

La situación de cuidado varía con el tiempo

La experiencia de cuidado varía en función de la causa y el grado de dependencia que presente el familiar mayor

Es muy importante en un mercado tan desconocido como el de las ayudas técnicas, un asesoramiento por especialistas. Desde la Boutique de la Salud, nos ponemos a su disposición, no solo para iunformaarles de todo el material de ortopedia a su alcance, sino de cual es el artículo más idóneo para una persona discapacitada o SU ASISTENTE en materia de sillas de ruedas, sillas de ruedas eléctricas, ayudas para cuarto de baño, artículos antiescaras, camas articuladas y un largo etcetera.
FacebookTwitterPinterestGoogle+LinkedInCompartir

Deja un comentario

Entradas relacionadas